Introducción

Este es el primero de una serie de artículos que servirán como guía para crear y promocionar aplicaciones móviles con éxito. La idea es recopilar una serie de recursos y explicaciones sobre los diferentes aspectos del ciclo de vida de una app. Así pues analizaremos recursos y contenidos relacionados con el desarrollo, el marketing y la monetización.

Recuerda que te puedes descargar la guía en este enlace.

¿Por qué escribimos esta Guía?

En muchas ocasiones nos encontramos con personas que quieren crear aplicaciones móviles para sus empresas, marcas o instituciones. Estas personas son usuarias activas de dispositivos móviles como tabletas y smartphones y están acostumbradas al uso de apps. Sin embargo se sienten un poco perdidas cuando se abordan cuestiones relacionadas con el desarrollo o con la promoción de las aplicaciones que desean crear para las entidades en las que trabajan.

Nuestro objetivo es poder aclarar algunas de las dudas que nos encontramos frecuentemente y además poder ampliar el campo de conocimiento de cualquiera que esté interesado en lo que se conoce como la App Economy.

Secciones de esta Guía

  1. Capítulo 1: Desarrollar la aplicación
    1. ¿Por qué crear una app? Objetivos
    2. Tipos de aplicaciones móviles
  2. Capítulo 2: Antes de lanzar la aplicación
    1. Pruebas de calidad y experiencia de usuario
    2. Preparación del material de marketing
  3. Capítulo 4: Visibilidad, promoción y relaciones públicas
    1. Publicar en las tiendas de aplicaciones
    2. ASO
    3. Relaciones con medios digitales y prescriptores
  4. Capítulo 5: Redes publicitarias móviles
    1. Redes de display y search
    2. Cross-promotion
    3. Redes mediadoras de otras redes
  5. Capítulo 6: Medir y aprender
    1. Medir la adquisición
    2. Medir el rendimiento
    3. Metodología
    4. Herramientas de medición

Vamos adelante con el primer capítulo

 

Capítulo 1: Desarrollar la aplicación

 

El mundo de las aplicaciones para móviles cambió radicalmente a mediados de 2007 con la aparición del iPhone. Hasta entonces el desarrollo de aplicaciones para móviles y celulares pasaba principalmente por crear apps principalmente con tecnología J2ME, un poco con Symbian y algo de BlackBerry.

iphone-history

Aunque ya existían teléfonos inteligentes con pantallas táctiles el cambio de paradigma lo introdujo el iPhone, con una pantalla que ocupaba prácticamente toda la superficie del dispositivo y eliminaba las teclas físicas. El cambio fue fundamentalmente una mejor experiencia de usuario y la introducción del App Store como centro fundamental de descarga de apps. Aunque ya existían otras tiendas de apps, como Nokia OVI, la fuerte implantación en el mundo de los desarrolladores que tuvo el App Store barrió del mapa a otras alternativas.

nokiaovi

Poco después apareció Android y el mundo de las apps comenzó un despegue espectacular que todavía continúa. Esto ha sido propiciado por el masivo uso de la población de los smartphones o teléfonos inteligentes que forman parte ya de nuestra vida cotidiana. La expansión y mejora de las redes móviles de datos, así como la aparición de soluciones asequibles en cuanto a tarifas planas móviles también ha contribuido notablemente al crecimiento de la App Economy.

Durante estos últimos años las personas hemos experimentado un notable cambio en el uso que hacemos de las TIC. Gran parte de este cambio ha venido dado de la mano de lo que todos llevamos a mano: los teléfonos móviles. Por ejemplo Google afirma que ya hay más búsquedas desde terminales móviles que desde equipos de sobremesa. También el comercio móvil está actualmente experimentando un fuerte crecimiento y se estima que lo seguirá haciendo en 2016. Hoy en día el 82% de los consumidores consulta el móvil antes de hacer una compra en una tienda física.

Con estos datos no es de extrañar que todo el mundo quiera tener una app. Cualquier institución, organismo, empresa o marca interesada en conectar con sus usuarios o clientes no puede dejar de valorar la posibilidad de crear una o varias aplicaciones móviles. Ahora bien, los objetivos pueden ser totalmente diferentes en cada caso.

¿Por qué crear una app? Objetivos

A continuación enumeramos algunos de los principales objetivos a la hora de realizar una aplicación móvil, basados en su mayor parte en el Libro Blanco de las Apps de la Mobile Marketing Association Spain.

  • Establecer un canal de comunicación

En muchos casos el objetivo es crear una aplicación donde mostrar de forma actualizada información de interés para la ciudadanía o para los consumidores. A través de este canal las instituciones pueden comunicarse mejor con ciertos segmentos de la población que son más afines a usar este medio.

Además en muchas ocasiones el momento más apropiado para mostrar una información es cuando es demandada por los usuarios. Esto puede suceder en muchas ocasiones en las que los usuarios no se encuentran en su casa delante de un ordenador, sino en la calle por ejemplo, o de viaje, y solo pueden consultar información desde su móvil. Incluso estando en casa los estudios afirman que algunos colectivos prefieren conectarse a Internet desde sus terminales móviles. Y es que el sofá de casa es muy cómodo.

Mejora Bilbao App
Un ejemplo de canal de comunicación es la app del Ayuntamiento de Bilbao que conecta a la ciudadanía con esa institución.
  • Generar marca

Muchas marcas son conscientes de la importancia de estar presente en un medio que es el preferido por varios segmentos de la población para conectarse con el mundo. Es fundamental que la aplicación aporte un valor para el usuario, no simplemente ser un recordatorio de los productos y servicios que ofrece la marca. Si se consigue conectar con los intereses del consumidor éste puede convertirse en el mejor prescriptor de la app y por extensión de la marca.

Nike tiene varias apps de temática running que ofrecen gran valor a sus usuarios, generando una imagen de marca muy positiva.
  • Disponer de una herramienta de gestión

Uno de los objetivos más antiguos en las apps es el de proveer de herramientas de gestión a los empleados de una empresa u organismo. Aplicaciones que tienen que ser usadas en contextos de movilidad en sectores como la logística o en departamentos de ventas por poner algunos ejemplos. Estas apps pueden ser distribuidas a través de las tiendas habituales de aplicaciones o bien ser distribuidas directamente desde el desarrollador a los usuarios. En muchos casos estas apps se suelen integrar con herramientas de gestión de mayor ámbito en la empresa como CRMs o ERPs.

La app de Zoho CRM es un ejemplo de herramienta de gestión en movilidad
  • Generar un nuevo canal de ventas, m-commerce

Como hemos comentado al inicio el m-commerce está en plena expansión. Las ventas realizadas a través de teléfonos móviles no paran de crecer. Pero además es muy importante tener en cuenta que muchas de las compras online que se producen hoy en día implican el uso de varios dispositivos durante el proceso de compra. De hecho se estima que 4 de cada 10 compras implican varios dispositivos. Un usuario busca un producto en su tableta, otro día se encuentra en su PC con ese producto (gracias posiblemente al remarketing) y finalmente lo compra un día en su móvil desde una cafetería con sus amigas.

wallapop es un ejemplo de app de m-commerce
  • Generar ingresos mediante la propia app

El objetivo de algunas aplicaciones es el de generar ingresos por el uso mismo de la aplicación. Existen apps de pago que ofrecen servicios por los que el usuario está dispuesto a pagar, como por ejemplo puede ser una app linterna. La monetización de estas apps ha evolucionado desde un primer modelo Premium a fórmulas prestadas en muchas ocasiones del mundo online tradicional o incluso de los videojuegos. Así por ejemplo muchos medios de comunicación ofrecen apps donde poder consultar los contenidos que producen y monetizarlos vía publicidad igual que hacen en sus versiones Web. Existen más modelos de negocio como por ejemplo la suscripción o la compra dentro de la aplicación de bienes virtuales, contenidos o funcionalidades extra.

La app del New York Times es un formato más para generar ingresos a este medio de comunicación.

 

El objetivo de la app ha de estar claramente definidos y será la base del documento de diseño que contenga todas las especificaciones y requerimientos de la aplicación. Este documento será la directriz con la que el desarrollador, ya sea externo o interno, se guiará para implementar la aplicación.

 

 

  • Tipos de aplicaciones móviles

 

Uno de los eternos temas de discusión durante años ha sido si es mejor crear una app o tener un sitio Web adaptado al móvil. La discusión existe desde que había aplicaciones J2ME y la navegación móvil era por WAP. Hoy en día parece haber cierto consenso en depende de los objetivos será mejor una u otra o las dos a la vez.

En algunos casos puede ser mejor tener un sitio Web adaptado, responsive en la mayoría de los casos, pero también un sitio especialmente diseñado para móviles al margen del sitio para equipos de escritorio. En otros es mejor tener una app. Incluso dentro del mundo de las apps también se discute si es mejor desarrollar de forma nativa para cada plataforma, iOS o Android, o bien usar app-builders o crear aplicaciones híbridas. Todo dependerá de las necesidades del proyecto y de sus objetivos.

La tecnología que se elija para el desarrollo es importante no solo desde el punto de vista de la creación de la misma, sino también del mantenimiento y actualizaciones necesarias que habrá que realizar. No se trata ya de que la tecnología elegida vaya a quedar obsoleta sino también de que la rapidez con la que avanza este ecosistema de las apps requiere actualizaciones constantes. Un ejemplo puede ser la aparición de nuevos dispositivos con mayores resoluciones de pantalla y capacidades que pueden hacer que nos planteemos realizar una actualización.

Al margen de las tecnologías que se vayan a emplear para el desarrollo de la aplicación existe un amplio abanico de categorías de apps a tener en cuenta a la hora de saber en qué contexto se va a situar nuestra aplicación.

Así por ejemplo tenemos la siguiente clasificación de apps dentro del App Store:

  • Libros
  • Medicina
  • Economía y empresa
  • Tiempo
  • Utilidades
  • Deportes
  • Redes sociales
  • Productividad
  • Foto y vídeo
  • Noticias
  • Navegación
  • Música
  • Estilo de vida
  • Juegos
  • Finanzas
  • Entretenimiento
  • Educación
  • Catálogos
  • Revistas y periódicos
  • Comida y bebidas
  • Viajes
  • Salud y forma física
  • Referencia
  • Todos los géneros
  • Compras

 

Y en la tienda Google Play tenemos las siguientes:

  • Android Wear
  • Books & Reference
  • Business
  • Comics
  • Communication
  • Education
  • Entertainment
  • Finance
  • Health & Fitness
  • Libraries & Demo
  • Lifestyle
  • Live Wallpaper
  • Media & Video
  • Medical
  • Music & Audio
  • News & Magazines
  • Personalization
  • Photography
  • Productivity
  • Shopping
  • Social
  • Sports
  • Tools
  • Transportation
  • Travel & Local
  • Weather
  • Widgets
  • Games
  • Family

Estas categorías van cambiando y algunas de ellas contienen también subcategorías. Es importante saber bien qué tipo de aplicación vamos a realizar en función de nuestros objetivos y dónde podemos ubicarla dentro de estas categorías. Este tema lo veremos más adelante cuando hablemos de promoción de apps, visibilidad y ASO.